28/11/2020

@ITURRI blog

Blog dedicado a poner en valor los 70 años de experiencia en la protección de las personas

¿Cuántas veces has cambiado las plantillas de confort extraíbles en tú calzado de seguridad sin saber que……?

Comparte el post

A menudos solemos cambiar la as plantillas de confort extraíbles que cada calzado de seguridad trae de fábrica, bien porque no nos resulta suficientemente cómodas, no se adaptan bien a la morfología de nuestro pie (por ejemplo, arcos plantar alto o plano) o cuestiones ortopédicas como, fascitis plantar y otras dolencias, o simplemente porque nos gusta llevar las que habitualmente usamos en nuestro calzado habitual de calle o deportivo, esas de gel muy suaves y mullidas….

Es importante conocer que la plantilla de confort es parte integrante del EPI, por tanto, del calzado de seguridad y que como tal se encuentra certificada bajo una norma armonizada, en el caso del calzado de seguridad la EN 20345:2011 Y EN 20344:2011 (que fija los distintos métodos de ensayo).

La plantilla de confort que el fabricante del calzado de seguridad suministra ha sido sometida a una serie ensayo individuales y también en conjunto con el calzado, por lo que forman al completo la certificación que ampara a cada modelo de calzado de seguridad.

El “hábito” de cambiar la plantilla de confort extraíble original por cualquier otra puede afectar a las propiedades protectoras el calzado tal y como indica la normativa EN 20345:20111 en su punto 8.3, la más destacable es probablemente la relativa a las propiedades antiestático en el calzado de seguridad

               Puede darse el caso que la plantilla que hemos decidido sustituir por la original este fabricada con materiales que hagan de elemento aislante con el pie del usuario pudiendo anular la protección antiestática que ofrece el calzado, debería por tanto comprobarse antes las propiedades eléctricas del pie-nueva plantilla.

Otras propiedades que pueden verse alteradas puede ser por ejemplo la determinación de la absorción y eliminación de agua del material de la plantilla y también la resistencia a la abrasión en húmedo y seco.

Lo más recomendable ante esta situación, es sustituirla por otra plantilla similar sumistrada por el fabricante del calzado que garantice los parámetros de certificación ofrecidos por el calzado.

En el caso de requerir una plantilla distinta de la original debido a una diferente morfología de nuestro pie o por cuestiones ortopédicas y para que se adapte mejor la plantilla a nuestra morfología plantar, no ha y olvídese que estos no significan que haya “vía libre al cambio” ha de cumplirse igualmente con los parámetros de protección originales con los que se encuentra certificado el calzado.

Para esta casuística está disponible una solución con cada vez mayor difusión y aceptación entre los fabricantes y los usuarios.

Es una solución específica para estas situaciones, se trata de calzado que cuenta con la certificación DGUV 112-191 (norma alemana) para el calzado de seguridad relativo al uso de plantillas ortopédicas que cumple con los requisitos de la norma EN ISO 20345: 2011 y por tanto no se ve afectado el nivel de certificación el calzado al cambiar la plantilla original por una ortopédica, al estar ya habilitado el modelo de calzado para este cambio al contar con la DGUV 112-191, se adapta por tanto la situación individual del usuario, sin perder las funcionalidades protectoras originales..

En posteriores posts podemos ampliar más sobre la DGUV 112-191.

En nuestra tienda online https://shop.iturri.com/ pueden encontrar todas nuestras gamas de calzado de seguridad y accesorios.