25/02/2021

@ITURRI blog

Blog dedicado a poner en valor los 70 años de experiencia en la protección de las personas

Para gustos, los colores

Comparte el post

https://en.wikipedia.org/wiki/CIELAB_color_space#/media/File:CIELAB_color_space_front_view.png

Quien no ha visto a dos trabajadores con el mismo uniforme con tonos tan diferentes que parecen sacados del famoso anuncio de Micolor?

Podemos pensar que es fruto de la baja calidad del vestuario o del paso del tiempo, pero el desfase de tonalidades en el mundo laboral puede tener diversas causas: 

a) Desgaste.

¿Sabías que las prendas de algodón sufren un mayor desgaste o pérdida de color que las prendas de poliéster? Todos tenemos ese polo o camiseta favorita que ya ha pasado por todas las tonalidades de su color mientras que nuestra ropa de deporte sigue intacta. Mira la etiqueta de composición de esa prenda favorita, seguro que tiene algodón.
En vestuario laboral, donde además los trabajadores lavan casi a diario su ropa, se ve reflejado mucho antes y, al cabo de los meses, prendas de diferentes composiciones que el primer día de vida eran del mismo color y tono, ahora ya no lo sean. Antes de que pase esto, al trabajador se le suele dotar de una nueva prenda pero no siempre ocurre así.

b) Diferentes colorantes y fibras utilizadas.

Las fibras naturales, como el algodón, utilizan un tipo de colorantes (Reactivos, por lo general, o Indantreno, cuando queremos mejores solideces ante temperaturas de lavado elevadas o lavado industrial), mientras que las sintéticas, como el poliéster, utilizan otros colorantes (Disperso). Podremos obtener los resultados muy parecidos, pero la naturaleza de la fibra, compuestos químicos o condiciones ambientales harán que tengamos cierta diferencia entre las coordenadas cromáticas de cada tejido. Además, por su naturaleza, colores o tonos más vivos serán muy difícil de conseguir en una prenda 100% algodón. Por eso la ropa de deporte tiene colores tan vivos y sudaderas o camisetas de algodón algo más apagadas.

c) Diversidad de fabricantes y procesos de validación del color.

Para producir un tejido en un determinado color, siempre pasaremos por un proceso de creación de Lab Dips o Tint-Control (trozos pequeños de tejido al que se le aplican distintas elaboraciones de colorantes creado a partir de la referencia del cliente) y aprobación o selección de aquel que más se acerque a la referencia de color deseado.

Normalmente se hace utilizando colorímetros e incluso midiendo el Delta E (diferencia mínima entre dos colores que el ojo humano medio es capaz de distinguir) entre la referencia del cliente y el Lab Dip, pero muchas veces se hace de forma subjetiva. Por ello, si cada tejido es fabricado en distintos sitios e incluso confeccionado o diseñado por distintas compañías, podremos encontrar distintos matices entre prendas y, según el color en cuestión o diferentes composiciones dentro de un vestuario, la diferencia puede ser muy notable. Lo verás más claro en colores negros o muy vivos.

4) Referencia de color no inequívoca

Si añadimos a lo anterior que cada fábrica tenga una referencia de cliente algo ambigua, añadiremos más margen de subjetividad al proceso. Ejemplo: un dossier de imagen o una imagen de un catálogo que queremos copiar: qué referencia tomamos? El color de la pantalla del ordenador o la impresión en papel del dossier?. O incluso un Pantone, ya que comparar color sobre tejido y color sobre papel o cartulina puede tener su dificultad. Lo mejor es tener una referencia física textil o, en su defecto, un Pantone textil, que es lo más habitual.
https://www.pantone.com/eu/es/sistemas-de-color/para-tejidos


Por ello, en Iturri, ante un nuevo proyecto de uniformidad corporativa, nos gusta ser muy rigurosos en el proceso:

  1. Tener una referencia de color inequívoca por parte del cliente y, si es posible, textil: un trozo de tejido mejor que un pantone. Y seguir esta misma referencia física para todos los tejidos involucrados.
  2. Validación conjunta de todos los labdips de todos los tejidos, apoyándonos en colorímetros si es necesario y midiendo incluso el Delta E Validación con cliente de labdips.
  3. Elaboración de Muestras de prendas confeccionadas en color final.
  4. Validación final de prenda terminada en color final por cliente.
  5. Control de calidad de tejidos en fase de producción. Siempre puede haber variaciones a pesar de tomar de referencia la ‘receta’ de color y por ello hay que controlar siempre que esas variaciones entren dentro de las tolerancias admisibles o Delta E.

Si quieres saber más o que te ayudemos a diseñar y desarrollar el nuevo vestuario de tu empresa, no dudes en contactar con nosotros.

«Los clientes no tienen que ser expertos en vestuario corporativo, ya lo somos nosotros para ellos»

corporatewear@iturri.com
https://corporatewear.iturri.com/