26/01/2021

@ITURRI blog

Blog dedicado a poner en valor los 70 años de experiencia en la protección de las personas

4 indicadores para identificar un EPI de vestuario caducado

Comparte el post


El nuevo Reglamento Europeo 2016/425 es exigente en cuanto a definir la vida útil de los EPI ya que en muchos casos contamos con productos de un solo uso o productos con componentes de algún material perecedero. Respecto al vestuario es comprensible no poder dar una fecha de caducidad concreta ya que intervienen factores de conservación y uso. Por ello te dejamos 4 indicadores para identificar cuando debes retirar tu EPI de vestuario.

1. Etiquetado de conservación

Según la norma de requisitos generales EN ISO 13688:2013 si el EPI tiene un número máximo de ciclos de lavado recomendados, éste debe estar debajo del símbolo de la cubeta de lavado precedido por “max”.
Este número solamente nos expresa que el EPI ha sido ensayado en un laboratorio acreditado como mínimo a ese pretratamiento para todas las normas por las que fuera certificado. No obstante, el número máximo indicado en ciclos de limpieza no está relacionado únicamente con la vida útil de la prenda. La vida útil también depende del uso, cuidados en el almacenaje, etc…

2. Estado del tejido

El tejido es la parte más extendida del EPI y posiblemente el que antes se vea deteriorado por:

  • Caída del color:
    Las normas de protección contra Baja Visibilidad (EN ISO 20471) evalúan esta caída pronunciada del color que se intenta remediar con unas correctas indicaciones para el lavado. Si no se respetan podemos llegar a no cumplir normativa.
  • Pilling ó formación de bolitas:
    El uso injustificado de gran cantidad en suavizantes o detergentes puede propiciar la formación de bolitas en zonas de mayor rozamiento (axilas, muslo interno, etc..). Esto puede llevar a un envejecimiento prematuro de la prenda.
  • Pérdida de gramaje:
    Provocado por el uso y los lavados las prendas pueden ir perdiendo masa con el tiempo. Las normas de protección, por ejemplo, contra riesgos de calor y llama (EN ISO 11612), están directamente relacionados con el gramaje del tejido ya que con capas muy finas se puede llegar a estar desprotegido.
  • Roturas:
    Las roturas es un claro ejemplo de EPI que debemos retirar. Un agujero de 2mm es suficiente para estar expuesto a cualquier riesgo de Calor y llama.
  • Suciedad:
    Hay grasas que pueden afectar negativamente al EPI. Ya sea por mancha de color en un tejido Flúor como por su influencia en la reimpregnación de un acabado hidrorrepelente.

3. Estado de prenda

Dentro de la prenda existen tres puntos a inspeccionar para valorar si es un EPI inseguro:

  • Costuras rotas: Todas aquellas costuras donde se forme un agujero de tamaño suficiente para la entrada de un bolígrafo, es un indicador de un EPI no seguro. En el caso de un producto ignífugo se recomienda la retirada total del EPI.
  • Fornituras dejan de funcionar: Si los sistemas de apertura de la prenda dejan de funcionar hay que retirar el EPI.

4. Estado de accesorios

Algunos accesorios deteriorados de un EPI pueden ser también indicadores para retirarlo:

  • Bandas retrorreflectantes:
    – Si la banda está descosida o despegada no cumplirá su función de señalizar debidamente al usuario en un riesgo de Baja Visibilidad (EN ISO 20471).
    – Si la banda está deteriorada por el uso y deja de Reflejar entonces debemos proceder a retirar el EPI o repararla.
  • Etiquetado del EPI:
    – La etiqueta debe mantenerse legible e íntegra durante toda la vida útil del EPI.


En ITURRI somos conscientes de la importancia de vestir un EPI seguro. Por ello, desde nuestro servicio de Renting aseguramos la evaluación del EPI antes de salir de nuestras lavanderías. Somos especialistas en la descontaminación de todo tipo de EPIs, además de la comprobación de estado para su uso.

Líderes en este tipo de servicio y máxima experiencia en el producto, «Your safety matters«.